Boxeo

Juan Francisco Arias: Judah y Orucuta casos que se pueden evitar

Judah

Dos nombres conmocionaron el mundo del boxeo este fin de semana: Zab Judah y Felipe Orucuta, ambos fueron operados. El primero con hemorragia cerebral y el segundo de un coágulo en el cerebro. Dos casos que corroboran porqué en el boxeo no se usa el verbo jugar y que motivan la columna de este 10 de julio: Hidratación y deshidratación. 

Quizás usted puede creer que lo más duro para el pugilista empieza al sonar el primer campanazo, pero esto no es así. La prueba más difícil para la mayoría de los boxeadores es dar el peso. Para ello muchos hacen un esfuerzo sobrehumano e incluso dejan de ingerir agua 24 horas antes de subir a la báscula, exponiéndose a la deshidratación y aumentado los riesgos que pueden vivir en el entarimado.

Si un boxeador tiene problemas para dar su peso es posible que recurra a los diuréticos que “ayudan a eliminar la sal (el sodio) y el agua del cuerpo”, información que viene en la caja de estos fármacos. Por ende, su efecto secundario puede ser la deshidratación. Además, muchos atletas del deporte de los puños se “forran” y entran a un sauna o se dan duchas de agua caliente. En algunos casos, llegan a estar un kilogramo o dos por debajo de su peso natural y, en algunos casos, rebajan cuatro o más kilogramos el día previo al pesaje.

Lo primero es que un boxeador no debería bajar tantos kilogramos previo a una pelea. Es una práctica sumamente peligrosa y que los organismos buscan evitar. En el caso del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) exigen en peleas de título el pesaje previo un mes antes y 7 días antes del combate. Sin embargo, los principales inconvenientes se presentan en careos por cetros regionales en los cuales el tema se controla con menor rigurosidad.

Al exponer tu cuerpo a esta práctica se afecta el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Se pueden presentar síntomas como el dolor de cabeza, la irritabilidad, la falta de concentración. Los problemas graves comienzan cuando el torrente sanguíneo no cuenta con el volumen de agua necesario. Esto puede subir tu presión arterial. El corazón bombeará más intensamente para intentar mantener el correcto fluido de la sangre. Por supuesto, el cerebro se ve afectado y dificulta la realización de ejercicio físico.

Imagine lo expuesto en el párrafo anterior en una persona que sube al ring para combatir por media hora o más. Sobre todo cuando son combates duros como los que vivieron Judah y Orucuta, en los cuales reciben mucho castigo e, incluso, algunos golpes de conejo. Esta suma suele llevar al atleta al hospital y poner en riesgo su vida.

Para evitar esto lo primero que debe hacer el equipo de un boxeador es hacer un plan de trabajo serio y que el púgil rebaje de manera adecuada. Para ello deben comprender en qué momento tiene que subir de categoría y, por supuesto, cómo hidratarse correctamente después del pesaje. Esta es la parte más importante.

Comisiones de boxeo tan relevantes como la de Nueva York prohiben la rehidratación con bebidas electrolíticas como el Gatorade. Incluso no permiten que se ingiera Pedialite, que ayuda a  rehidratarse más rápido. A esto hay que sumarle que la Asociación Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés) no permiten la hidratación intravenosa.

En el caso de las bebidas electrolíticas, lícitas en varios deportes, deben ser permitidas, desde mi punto de vista, por todas las comisiones de boxeo. Estamos hablando de la salud de los atletas y de preservar sus vidas. No hay ningún doping en ese sentido. Es necesario que se tome en cuenta la naturaleza de este deporte y lo duro que es. Este simple cambio en los reglamentos podría ser la diferencia entre la vida y la muerte.

El boxeo es una disciplina muy dura. Todos los actores que hacen vida en él deben tomar conciencia de la importancia de la correcta hidratación de los atletas. El dinero y el espectáculo no pueden estar por encima de la vida humana. Casos como el del estadounidense Judah y el mexicano Orucuta pueden evitarse.

Judah, quien tuvo que ir al hospital horas después de haber terminado su combate fue intervenido quirúrgicamente y su madre manifestó a los medios de comunicación que está consciente y caminando. Mientras que Orucuta se encuentra en coma inducido luego de haber sido operado de un coágulo en el cerebro el pasado sábado 8 de junio. Los médicos dijeron que darían un próximo parte en 48 horas, es decir, hoy lunes 10 de junio.

Las oraciones del mundo del boxeo están con estos dos atletas. Dos casos que pueden evitarse, pero para ello hay que tomar consciencia de la importancia de la hidratación en el boxeo y la correcta práctica de este deporte.

Resultados del fin de semana

Gennady Golovkin venció por nocaut a Steve Rolls, un rival hecho a su medida que no le dio mayores problemas. Ahora «GGG» pide el tercer combate ante Canelo Álvarez, a lo que Óscar De La Hoya, promotor del mexicano, respondió: «cuando pelee con un boxeador de verdad hablaremos de un tercer careo».
Entre tanto, Óscar Valdez retuvo su faja Pluma de la Organización de Boxeo (OMB) tras vencer, por amplio margen, al gladiador Jason Sánchez en un careo que si bien se fue por una sola calle, en el tramite fue complicado y reñido. Este resultado reafirma a Valdez, de la misma cuadra del Canelo, como uno de los mejores hombres de las 126 libras.
@JuanchoArias

Lo Más Visto

Hasta arriba