Baseball

Fernando Arreaza: El Vuelo de El Buitre, parte 2

Buitre

A la par de su carrera en el baseball estadounidense, en 1987 Phil Ramond Regan inició un largo y exitoso transitar por las Ligas del Caribe, comenzando con los Leones del Escogido en República Dominicana. Pero fue con otros Leones con los que se enamoró de Venezuela.

Con este equipo fue bicampeón en Lidom y también la Serie del Caribe de 1988. A partir de 1989 y hasta 1994 dirigió a los Leones del Caracas, en esa etapa de 7 temporadas por mi vinculación como Narrador del conjunto capitalino, pude conocer de cerca al gran personaje que es Regan, al hombre que se enamoró del país y de la pelota venezolana.

Obviamente lo veía todos los días en el terreno y narraba todos los juegos que dirigía desde la caseta. De esa etapa y en el contexto de este conjunto coloqué el siguiente tuit: en mi tiempo como Narrador de Leones, no he visto a un Manager que como Phil Regan tuviera mayor dominio y control de su equipo. Dirigente con una fiereza competitiva única. Nunca hubo una mancuerna como la que formaron Oscar Prieto Párraga y él. Se complementaban perfectamente.

Cuando lo nombran dirigente de los Orioles en medio de la campaña 94-95, se ve obligado a abandonar al conjunto melenudo y casi lloroso fue cuando le pronunció aquellas palabras al Circuito Radial del equipo: “estoy orgulloso de ser el primer Manager venezolano en las Grandes Ligas”.

Por aquel tiempo entre el 89 y el 95, los viajes a los Entrenamientos Primaverales tenían una parada obligada en cualquier parte donde estuviera “El Buitre”, pero especialmente en Mesa, Arizona donde tenían su base los Cachorros y él se desempeñaba como Coach de Pitcheo.

Su relación con Oscar Prieto, iba más allá de la de ser el Manager de su equipo en Venezuela, eran amigos. Por tanto, compartíamos cenas y reuniones con Regan de donde se desprenden varias frases y anécdotas que recuerdo: le preguntamos en una ocasión si Kerry Wood podría reforzar a Leones, su respuesta fue tajante: “no creo que a Kerry Wood le den permiso para lanzar en Venezuela es el mejor prospecto de pitcheo que en mi vida he visto,”. Luego ese año, en su quinta salida en MLB Wood logró 20 ponches ante los Astros, empatando el récord de Roger Clemens.

Las lesiones impidieron que el derecho fuera uno de los grandes lanzadores de esta época. Otra vez muy sonreído -dejando de lado aquella expresión adusta del terreno- nos relató una anécdota en torno al último juego de la temporada regular desarrollado por Leones en el “Luís Aparicio El Grande de Maracaibo”.

Zulia estaba eliminado, Caracas clasificado por lo que era un encuentro de trámite para completar el calendario. Resulta que ese día la simpática mascota zuliana “Agui”, lo estuvo persiguiendo durante el juego, haciéndole jugarretas, tantas que llegó el punto en que se estaba molestando. Tamaña sorpresa nos confesó incrédulo Regan, que en un momento “Agui” o el personaje que estaba dentro, se quitó la cabeza del muñeco y quién estaba haciendo el papel de la mascota era Geremi González. Nos dijo entre risas y sorpresa “no lo podía creer, era mi pitcher as en los Cachorros”. En otra ocasión recién incorporado a la dirección de los Navegantes del Magallanes, lo felicitamos por el éxito obtenido pocos días antes en las Olimpíadas de Sydney (este compromiso retrasó su incorporación al equipo turco) y al preguntarle por la medalla de oro conquistada nos dijo orgulloso: “sí, Cuba era muy fuerte pero yo les tenía guardado un caramelito para la final”. Se refería a Ben Sheets, quien lanzó un blanqueo de 3 hits para conquistar la presea dorada.

En la LVBP ganó dos títulos, con los Leones en la temporada 89-90 y con los Navegantes del Magallanes en la 2001-2002. Además dirigió a los Cardenales de Lara, los Tiburones de La Guaira y Pastora de Los Llanos/Bravos de Margarita. Creo firmemente que el Salón de la Fama tiene dos deudas con personajes que merecen ser inmortalizados, en los casos de dos Managers que marcaron época, Oswaldo Virgil y Phil Regan.

El Vuelo de El Buitre, debe aterrizar alguna vez en el Museo de Valencia.

Hasta nuestro próximo encuentro…

@ArreazaOrtega

Hasta arriba