Columnistas

Luis Miguel Núñez: La viral celebración de «Mamá Osa» tras ganarle a Guaros

El fin de semana pasado culminó la primera edición de la Copa LPB. Luego del resultado 85-82 a favor de Trotamundos de Carabobo, comenzaron las celebraciones. En el tabloncillo todo se mantuvo de manera normal y natural: redes de los aros guindadas en el cuello, trofeos, balones, capas, banderas y camisetas. Luego, en el camerino, hubo un momento que fue grabado en vídeo y que se ha hecho viral. Néstor Salazar, entrenador de Trotamundos, apareció escribiendo en una pizarra “CULO GUAROS”, mientras los presentes en las instalaciones gritaban lo que decía el acrílico a todo pulmón.

Antes de exponer nuestras consideraciones y los antecedentes del caso, queremos aclarar que no estamos de acuerdo con la ofensa como elemento de motivación deportiva. Aunque, estamos conscientes que es algo quizás más común de lo que se cree.

“Dame la `c´, dame la ´u´, dame la ´l´…” así arranca el material audiovisual que se filtró. Allí empezaron los fallos. El consumo interno de la celebración, de reuniones, regaños, charlas y conversaciones dentro de camerinos deportivos debe mantenerse. Muchas veces la cotidianidad de jugadores, cuerpo técnico, equipo médico, utileros y demás personas dentro del seno de una institución es grosera. El trato entre los atletas es coloquial, puede llegar a ser vulgar, y difundir este video es abrir una ventana a momentos que son privados. Todo lo que ocurre dentro de un camerino debe quedar allí. El DT y los jugadores se sienten cómodos y en un entorno controlado.

El contenido del video difundido esta semana y con Néstor Salazar como protagonista es burlesco, pero no es primera vez que un material audiovisual es usado para desmeritar al rival. De hecho, “Mamá Osa” fue el antagonista de un video difundido en las pantallas del Domo Bolivariano cuando era el entrenador de Cocodrilos. En aquella oportunidad, cuando fueron a semifinales de conferencia Lara y Caracas, el coach fue mostrado en dibujos animados y con el seudónimo de “El Obeso”. Fue durante la presentación oficial de Guaros, antes de uno de los dos juegos que se disputaron en Barquisimeto. Aquella serie la ganó Cocodrilos.

En ese momento se sentó un precedente. Creo que por eso no ha habido una disculpa o mayor atención por parte del cuerpo técnico de Trotamundos, después de la victoria del sábado. Además, hubo otro momento antes de grabar el video que quizá también puede ser considerado como un acto de soberbia. Sólo cuatro jugadores de Guaros salieron del pasillo interior de Parque Miranda a recibir la medalla de segundo lugar. Gregory Vargas, Heissler Guillent, Yohanner Sifontes y Amos Acosta fueron los guaros que saludaron al campeón, el resto se quedó en el camerino y no mostró respeto por la ceremonia, algo que no ocurrió, por ejemplo, cuando fueron sub campeones de Liga de las Américas.

Después de todo esto descrito, vino el video de Trotamundos. No queda claro la causa: motivación, celebración o burla. Ganas de ofender, quizás, no lo creo. Los propios jugadores se dicen cosas peores en la cancha cuando una partida está cerrada y en momentos de definición. Hacer un escándalo tampoco me parece prudencial. Considero que es algo que se salió del entorno privado de un equipo, cuyo contenido es de burla, pero que dentro del baloncesto venezolano no debe pasar más allá de la rivalidad deportiva.

Las cosas o quedan allí o veremos más videos de esta rivalidad entre Guaros y Néstor Salazar, pero sólo el tiempo y una nueva competición lo dirá.

Hasta arriba