Columnistas

Maximiliano Cordaro: Alisson Balón de Oro, ¿por qué no?

Allison

El flamante campeón de la Champions con el Liverpool y la Copa América con Brasil fue una garantía en el arco, con números asombrosos y además decisivo en los momentos más importantes. 

Sólo “La Araña Negra”, el ruso Lev Yashin”, fue capaz romper un paradigma que con el pasar de los años se convirtió en maldición. Desde 1963, ningún portero ha sido capaz de ganar el trofeo individual más deseado en el fútbol: el Balón de Oro. Zoff (1973), Viktor (1976), Buffon (2006) y Neuer (2014) estuvieron cerca.

No obstante, el 2019 presenta un escenario sólido e interesante para que finalmente un guardameta reivindique su posición entre los más grandes. El brasileño Alisson Becker cumple con todos los requisitos para ser considerado un serio candidato a ser premiado por la revista France Football.

El nativo de Nova Hamburgo ganó la UEFA Champions League con el Liverpool (trofeo más importante a nivel de clubes) y se proclamó campeón de América con su Brasil, siendo el torneo de selecciones más relevante este año. Pero no sólo debemos destacar los logros como tal, sino que sobre todo fue protagonista en ambos trofeos y además fue el mejor portero de la Premier League que los “Reds” no ganaron por un punto en una épica batalla con el Manchester City.

Antes de recibir el único gol en la Copa América en seis partidos, que llegó en la final y desde el punto penal, Alisson coleccionó nueve “Clean Sheets” consecutivos entre Premier, Champions y el torneo continental. Cabe destacar que ese último gol lo había encajado cortesía del venezolano Salomón Rondón. En la liga inglesa, logró mantener el arco en cero en 21 partidos y se consolidó como el arquero con la mejor defensa.

Los números son importantes, pero también ser decisivo en momentos clave. El guardameta deslumbró con sus reflejos y atajadas en los partidos que marcaron un punto de inflexión para el Liverpool y la “Canarinha”. Sus tapadas en la remontada sobre el Barcelona, la seguridad en la final de Champions y frenar a Argentina en el clásico de semifinales, son sólo algunos flashes del brillo de Becker bajo los tres palos.

El mejor defensor central de la actualidad Virgil van Dijk (mejor jugador de la Premier y la final de la Champions), Sadio Mané (si gana la Copa de África también suma otro logro importante) y Mohammed Salah (le fue mal con Egipto en la Copa que jugó de local), son compañeros del cancerbero en el Liverpool pero también rivales importantes por el galardón.

Luego, están los sospechosos habituales. Cristiano Ronaldo no tuvo sus números espaciales de siempre pero ganó Serie A, y Supercopa con la Juve, además de la Nations League con Portugal con destellos de crack. Messi sí presentó cifras asombrosas en Liga y Champions con el Barcelona, aunque sólo ganó La Liga y en la Copa América decepcionó.

Sí, los que hacen los goles y nos regala jugadas de feria son los que más impacto generan. Pero todos tienen derecho a optar por el reconocimiento más alto. Alisson tiene argumentos de sobra para, hoy por hoy, ser una candidato sólido a ganar el Balón de Oro.

0,54 goles recibidos por partido en Premier, 0,16 en la Copa América y 0.86 en la Champions, siendo “Guante de Oro” en las tres. Estadísticas que sólo potencian la candidatura del número 1 de la “Seleção” y el campeón de Europa.

Y pensar que a los 15 años sus padres querían sacarlo del fútbol porque su proceso de crecimiento era lento para poder ser arquero. Pues la fe y la constancia lo llevaron a ser el segundo arquero más caro de la historia, un ganador nato y el mejor en su posición en la actualidad.

@MaxCordaro

Hasta arriba