Columnistas

Pedro Ricardo Maio: Portugal ¿es de verdad?

Portugal

Portugal está de fiesta y no es para menos. Su segundo título en tres años es un argumento suficiente para sentirse en la élite del fútbol mundial y consolidar algunos proyectos a mediano plazo. No hace falta romperse la cabeza para definir que la era Cristiano Ronaldo ha sido exitosa, no solo en el plano individual en donde es el máximo goleador de la selección y detrás de otras marcas, sino en lo colectivo.

A pesar de su cultura balompédica, Portugal experimentó momentos importantes pero que no perduraron en el tiempo. La selección comandada por Eusebio logró un tercer puesto en la Copa del Mundo de 1966 en coincidencia a una etapa en donde el SL Benfica fue campeón del viejo continente y el núcleo de ese equipo se convirtió a su vez en la columna vertebral del combinado nacional.

En los ´80 volvería a hablarse el país vecino de España y en la Eurocopa de 1984, disputada yganada por Francia, lograría ubicarse en semifinales con un grupo de jugadores que dos añosmás tarde jugaría la Copa del Mundo en México. Ya en otras entregas nos detuvimos enaquella generación campeona juvenil y que se fue con las manos vacías (Figo, Joao Pinto, RuiCosta, por solo algunos) en la absoluta pero que vio surgir al gran protagonista de la versiónactual CR7.

Desde su debut, el equipo lusitano no se ha ausentado de alguna cita importante (eurocopas y mundiales), con algunas actuaciones a destacar como el 4to lugar en Alemania 2006, las semifinales de 2012-cayendo en la tanda de penales ante España-, pero pasajes menos gratos como las eliminaciones prematuros en Brasil 2014 y Rusia 2018.

La gran preparación física del jugador de la Juventus nos lleva a creer que estar en Qatar es algo que sólo una lesión o la eliminación en la fase previa podría impedirlo. Ahí debería cerrarse su ciclo. Más allá de todo este repaso histórico, la pregunta que algunos se formulan es si ésta Portugal es de verdad.

Fernando Santos tiene el mérito de haber llevado al grupo a puerto seguro, con decisiones simpáticas o antipáticas, con un estilo de juego que a veces contrasta con lo tradicional pero que es resultadista. En el camino tuvo que emplear a veteranos para darle cohesión a sus líneas y principalmente a una zona defensiva que busca reemplazos inmediatos.

La presencia de Nelson Semedo, Raphael Guerreiro, o Joao Cancelo parecieran darle opciones por las bandas pero en el centro de la defensa aún existe un debate sobre quienes deben jugar ahí y de una vez olvidar a bastiones importantes como en el pasado fueron Ricardo Carvalho o Bruno Alves.

En el medio sector todavía hay oxígeno en el tanque de William Carvalho, pero sin duda Bernardo Silva es la figura de mejor presente y no en vano fue electo el mejor jugador de la Nations League. De exquisito manejo, inteligencia y visión periférica, es hoy por hoy la gran referencia de una zona en donde toca la puerta Bruno Fernandes ya en la mira de muchos clubes importantes.

La intermitencia de André Silva y Goncalo Guedes todavía generan dudas en un frente de ataque que históricamente ha sido un dolor de cabeza para Portugal a pesar de nombres como Pauleta o Hugo Almeida que fueron 9. ¿Recuerdan a Eder?, como olvidar a quien con su remate batió a Hugo Lloris en la final de hace tres años en París pero que hoy no es una de las opciones del técnico.

Rui Patricio tiene el camino expedito para ser el titular de la portería por varios años más, una presencia que se ha hecho más imponente con el tiempo y su experiencia en la Premier League.

Aunque el camino a la Euro del 2020 no arrancó como se esperaba (dos empates caseros ante Serbia y Ucrania), Portugal debe enderezar el rumbo y apuntarse entre los invitados. En el trayecto, Santos irá incorporando a algunos jugadores menos utilizados como Renato Sanches, Gelson Martins, Diego Jota e ir buscando de forma paulatina una transición inevitable pero girando todavía alrededor de Cristiano Ronaldo.

@PRMAIO

Lo Más Visto

Hasta arriba