Columnistas

Maximiliano Cordaro: Reconstrucción urgente

bayern munich

Tras el adiós de Robben y Ribery, además de la no continuidad de James, el Bayern necesita de manera urgente fichar jugadores de calidad en el reparto ofensivo para poder ser competitivo en Europa y no arriesgar su reinado en la Bundesliga.

Fue una época dorada para el Bayern Munich, llena de títulos y satisfacciones. A pesar de que ambos nunca dejaron de ser asechados por el espectro de las lesiones, el holandés Arjen Robben y el francés Franck Ribery regalaron su mejor repertorio en el Allianz Arena. 21 trofeos sumó el club bávaro a sus vitrinas con la presencia de este dúo dinámico entre 2009 y 2019.

Sin embargo, todo tiene su final. Llegó el inevitable adiós y por partida doble. Ribery (36) y Robben (35) dieron el máximo y ya era momento de una nueva etapa en sus vidas. El galo aún medita sobre su futuro, mientras que el neerlandés ya anunció el retiro de las canchas. Al menos fue una fotografía de esas que nadie olvidará: ambos levantando el título de la Bundesliga y siendo decisivos con gol.

Pero llegó el momento de pasar la página. El problema, es que el Bayern aún no ha carburado la maquinaria de fichajes para reforzar una plantilla que quedó muy debilitada para afrontar la próxima temporada. No sólo se marcharon sus dos históricas figuras, sino que también Mats Hummels regresó al gran rival, Borussia Dortmund, mientras que no se ejerció la opción de compra por James Rodríguez.

Queda la seguridad de Manuel Neuer bajo los tres palos, la solidez de Jerome Boateng, la velocidad de Kimmich y Alaba en los laterales, la precisión de Tiago Alcántara y los goles de Robert Lewandowski. También elementos que aún deben tomar más protagonismo como Goretzka, Sanches, Tolisso y Coman.

Pero aún así, no es suficiente para competir al más alto nivel europeo y ganar esa Champions que no llega desde 2013. Además, no debemos olvidar que el Borussia Dortmund batalló hasta la última jornada por la liga la pasada temporada, por lo cual querrá aprovechar esta transición de sus adversarios y dar la sorpresa.

Sólo en el sector defensivo, el siete veces consecutivo campeón de Alemania se ha movido de muy buena manera. La millonaria adquisición del lateral/central franco-español Lucas Hernández por 80 millones de euros y el óptimo fichaje del también francés Benjamin Pavard. Dos llegadas que ofrecen no sólo profundidad, sino calidad a la última línea del equipo de Niko Kovach.

La alerta roja se dispara naturalmente en la zona donde quedó el enorme vacío que dejaron Arjen y Franck: los extremos. Hay muchas opciones que maneja el cuadro muniqués. Hay dos nombres que gustan y mucho: Leroy Sane y Gareth Bale.

Difícil que Guardiola deje ir a Sané, a pesar que aún el alemán no es titular indiscutible en el Manchester City. Es el “wing” perfecto por características, conocer la Bundesliga y además joven para abrir un nuevo ciclo.

Con Bale, el muro es económico. El primer problema es llegar a un acuerdo con el Real Madrid para que éste no sienta que perdió parte de su inversión y luego el jugoso contrato que pide el Galés, aunque se dice que la marca Adidas podría ser un aliado.

Otra opción es la de Ousmane Dembele, pues en caso de que el Barcelona aseste los goles de Griezmann y Neymar deberá sacrificar al francés que gusta mucho a los bávaros.

Claro que hay Plan A, B, C y pare de contar. Zyech (Ajax), Bergwin (PSV), Ferreira-Carrasco (actualmente en China) y Dani Olmo (Dinamo Zagreb) son otros perfiles que interesan mucho a este Bayern. Se piensa hasta en el regreso de Mandzukic para el ataque.

Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeness tiene mucho trabajo por delante. Sobre la marcha, el nuevo ciclo en Munich ha comenzado y la misión es traer nuevos cracks.

@maxcordaro

 

Hasta arriba