Baseball

Fernando Arreaza: Más allá del Baseball, “Big Papi” David Ortíz

Ortiz

El mundo del baseball quedó conmocionado por el ataque artero del cual fue víctima el pasado domingo David Ortíz. Incluso más allá del deporte, personalidades como el expresidente de EEUU Barack Obama, hicieron su pronunciamiento y manifestaron su preocupación. Hoy dedicamos nuestra columna a quien ha sido mejor conocido como “Big Papi”.

Desde la experiencia personal puedo decirles que jamás tuve un no las 4 o 5 veces que abordé a Ortiz para hacerle una nota, siempre afable, con gentileza, buena actitud y respondiendo de buena gana, nunca para salir del paso. Eso de entrada le ha hecho un personaje respetado y apreciado por quienes conformamos los medios de comunicación. Recuerdo en un Juego de Estrellas, ya siendo el dominicano una super estrella, como luego de atender numerosas entrevistas en inglés y otras tantas en español, procedió a conversar conmigo ampliamente.

Sin duda un tipo especial, que se gana el afecto de la gente, especialmente los más humildes a quienes tanto ha ayudado. A través de “David Ortiz Children’s Fund” ha hecho posible esa ayuda, para gente de diversas edades pero especialmente niños necesitados en su natal República Dominicana y que ha tenido su réplica en Boston. El objetivo, alejarlos de vicios y comportamientos antisociales, pero que ironía un antisocial casi le quita la vida el pasado domingo cuando, fiel a su actitud humilde, se encontraba compartiendo con la gente llana.

No por casualidad los Medias Rojas de Boston asumieron con celeridad y generosidad, la iniciativa de mandarle un avión-ambulancia, para trasladarlo desde Santo Domingo hasta Boston y que así tuviera la mejor atención posible. Esos gestos no se los gana cualquiera.

Realmente el “Big Papi” se ganó a la difícil ciudad de Boston, posiblemente el lugar donde queden mayores residuos de racismo en el gran país norteamericano. Pero no con él, no con Ortiz. Obviamente su leyenda se construyó en el terreno, con sus numerosos batazos en temporada regular y especialmente proezas en la postemporada. Fue el gestor fundamental de la histórica remontada desde 0-3 en la Serie por el Campeonato de 2004 ante los Yankees de Nueva York. Ya con eso tenía a Boston a sus pies.

Pero terminó de meterse a la ciudad en el bolsillo, con su corto pero famoso discurso pocas horas después del ataque terrorista al famoso Maratón de Boston de 2013, que cerró diciendo: “esta es nuestra jo… ciudad. Y nadie va a dictar nuestra libertad. Seamos fuertes”. Al decir “nuestra” se involucró para siempre con la gente, se hizo parte de ellos, propios y extraños, quisqueyanos, latinos o bostonianos.

David Ortíz aquel 20 de abril, trascendió a su gentilicio dominicano. Por eso el Ex Presidente Obama escribió en su cuenta twitter: “Hace seis años, el espíritu y la resolución de David Ortiz nos ayudaron a todos a comenzar a curarnos del atentado de la maratón de Boston. Hoy, quiero unirme a muchos otros para desearle una pronta recuperación. Recupérate pronto, Papi”.

Ese, el que manifestó Obama, es el sentimiento generalizado, es la manifestación hacia un jugador que vas más allá del baseball, un hombre que ha trascendido al propio juego.

Al nativo de Santo Domingo, un 18 de noviembre de 1975 y hoy día con 43 años, no le va a costar tanto como a Edgar Martínez ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown. De alguna manera el boricua, un bateador designado buena parte de su carrera, despejó el camino para Ortíz. Y sobre todo, le costará menos, porque el ex toletero de los Medias Rojas retirado desde 2016 puso números superiores.

Sus 541 jonrones, 1768 carreras impulsadas, 10 Juegos de Estrellas, 7 Silver Slugger, 3 títulos de la Serie Mundial, su MVP de la Serie por el Campeonato contra los Yankees en 2004, su MVP de la Serie Mundial de 2013, sus 17 cuadrangulares en postemporada, su año de retiro con un desempeño formidable…es un resumé suficientemente amplio para no dudar de su pertenencia a la inmortalidad. Es cierto no fue MVP de una temporada regular por su condición de bateador designado, pero si será inmortal por los números acumulados sin importar tal condición. Y no lo digo dominado por el calor y el sentimiento a flor de piel producto del evento que casi le quita la vida, lo digo al repasar fríamente sus estadísticas y conquistas en el terreno.

Pero más allá de la inmortalidad deportiva que ya se ganó, por lo pronto y respecto a esta vida que Dios nos ha concedido quiero decirte “Big Papi” David Ortiz: que bueno que el artero ataque no te la quitó, que sigues entre nosotros y estarás mucho tiempo más, te deseo pronta recuperación.

Hasta nuestro próximo encuentro…

@ArreazaOrtega

Lo Más Visto

Hasta arriba