Columnistas

Maximiliano Cordaro: Una joya aún en bruto

Dybala

Paulo Dybala aún no da el salto de calidad definitivo para consolidarse como una estrella del fútbol mundial. Altos y bajos, más una personalidad frágil ante la adversidad, los grandes enemigos del cordobés.

Basta sólo verlo tocar la pelota y sabes que es distinto. Nadie puede poner en dudas las cualidades del argentino Paulo Dybala, el “10” de la Juventus e integrante de la selección argentina. Sin embargo, el talento no lo es todo. Por varias razones, aún estamos esperando la mejor versión del canterano de Instituto de Córdoba.

Tras su llegada a la Juventus en 2015 y haberse adaptado a la exigencia de un club de élite, el futuro de Dybala era de predestinado: convertirse en uno de los mejores futbolistas del planeta. Tiros libres de videoteca, remates al ángulo desde la media distancia y presentaciones inolvidables como aquella ante el Barcelona en la Champions de 2017, trazaban un camino que parecía automático.

Pero algo sucedió. De ser titular habitual, pasó a ser simplemente una opción en la Juve. Con la albiceleste, parecía no encontrar lugar y él mismo admitió jugar en la misma posición del intocable: Lionel Messi. Su sonrisa se apagó un largo período y muchos atribuían esta situación a la ruptura con su anterior pareja. En la cancha mostraba todo menos de seguridad y la “Joya” dejó de brillar. La continuidad de rendimiento se evaporó con una facilidad preocupante.

La temporada pasada fue la más floja en la Serie A desde que aterrizó en Turín, con apenas 5 goles ¿Síndrome Cristiano Ronaldo? No debería ser un problema para un jugador de sus características que tiene la capacidad de asistir a sus compañeros. La jerarquía de Dybala se fue al tapete y muchos daban como un hecho su venta de cara a la venidera temporada, posibilidad que aún no se descarta.

Con la llegada de Maurizio Sarri al banquillo “Bianconero”, a quien le gusta el buen trato de la pelota, Paulo podría encontrar un respiro. Lo interesante será dónde podrá el ex DT del Chelsea encontrar la mejor posición para el cordobés. En un 4-3-3 sin mediapunta o enganche (que debería ser un hábitat natural para Dybala), colocarlo como extremo derecho a pierna cambiada a la Messi podría ser una nueva prueba tras el experimento fallido de Allegri. También se habla de la hipótesis de “falso nueve”.

Lo cierto es que ahora la Juve tendrá más la pelota y será más propositiva, lo que le permitirá al mediocampista ofensivo participar más en la maniobra. De igual forma, depende todo de él. Con una vida privada más estable, toca recuperar la confianza y demostrar que puede ser decisivo para el club, ser un socio ideal para “CR7” y no pedir protagonismo o verse afectado por sombras.

El beneficio de la duda con que Massimiliano Allegri no aprovechó al máximo sus cualidades, es lícito. Ahora, con una filosofía totalmente distinta le toca a Paulo Dybala con goles y presentaciones de primer nivel demostrar que está de vuelta y que lo tiene todo para ser un crack de dimensión mundial. También, pedir espacio en la albiceleste donde dejó algunos destellos en la Copa América.

Claro que también está ese mercado que no deja circular en torno al talentoso argentino. Muchos clubes lo pretenden y la Juventus aún no ha descartado al 100% una venta en caso de oferta millonaria o de usarlo como pieza de cambio para poder llegar a algún objetivo importante.

Lo tiene todo para ser la más deseada. De momento, es una joya en bruto.

@MaxCordaro 

Lo Más Visto

Hasta arriba