Baseball

Fernando Arreaza: #CookieStrong

Carrasco

La muerte de Tyler Skaags, la enfermedad de Carlos Carrasco, nos recuerda de forma cruda y contundente, cuan humanos son los jugadores de baseball.

No son superhéroes, aunque muchos lo parezcan, no son robots, como para mirarlos solo a través de estadísticas, no son de hierro, como para insultarlos tal cual hacen los malos aficionados, cuando justamente por ser seres humanos fallan en el terreno de juego. Son simplemente eso, seres humanos de carne y hueso.

Es duro escribir sobre esto, justo después que un muchacho que estaba en la flor de la vida como Skaags, que iba a cumplir 28 años el 13 de este mes, de pronto dejó de estar entre nosotros. Le hubiera tocado abrir el juego del pasado jueves, sabemos que iba a dar todo su esfuerzo, no sabemos si le iba a ir bien o mal.

Pero no estuvo ese día sobre el montículo, ni estará más. Los equipos de baseball son una familia, durante la temporada los peloteros pasan más tiempo juntos que con sus propios familiares y por eso los Angelinos de Anaheim padecen un hondo pesar en sus corazones. Como dijo alguno de los miembros del equipo, ahora tiene a un ángel en el cielo.

La tragedia ocurrió en gira, cuando Skaags fue encontrado sin vida en el hotel donde se alojaba el conjunto en Texas. El dolor lo han venido sobrellevando, pero cuando lleguen de vuelta a casa para recibir a los Marineros de Seattle, ya luego del Juego de las Estrellas el 12 de julio, ese dolor va a recrudecer al ver el locker de Skaags y verificar que él no volverá a ocuparlo.

Carrasco ya dijo con firmeza y admirable calma, que luchará por su vida y que el hallazgo de la leucemia, lo hará más fuerte. Inmediatamente surgió la etiqueta que se ha posicionado #CookieStrong. No son solo palabras, estoy seguro de que será así.

El barqusimetano es uno de esos excelentes seres humanos que uno se encuentra en un terreno de juego. Atento, cordial, siempre abierto a la conversa, lo recuerdo cuando llegó siendo un muchachito de 21 años para lanzar con los Leones del Caracas en la temporada 2008-09. El permiso otorgado por los Filis de Filadelfia -que poco después lo cambiarían en un cambalache múltiple mediante el cual adquirieron a Cliff Lee desde los Indios de Cleveland- era corto.

Su estatus de prospecto no le hizo perder la humildad ni llegar con ínfulas, trabajó y disfrutó intensamente su etapa con el equipo capitalino, dejando marca de 3-0, con efectividad de 2.11, en 11 salidas, 47 entradas, en las cuales ponchó a 45. No fue Novato del Año, porque Pablo Sandoval bateó 396, con 12 jonrones y 32 remolcadas y porque Maximiliano Ramirez, quien ganó el galardón, bateó 15 cuadrangulares y remolcó 53. Y porque además los dos insurgentes bateadores jugaron toda la temporada. En la reciente visita de los Indios de Cleveland a los Marlins de Miami, le recordaba la competencia de aquel año, le di detalles de su actuación, sus ojos le brillaban al rememorar esa etapa y reía de buena gana.

Luego en 2013, durante el recorrido por los Entrenamientos Primaverales hicimos la parada en la base de los Indios en Goodyear, Arizona, en esa ocasión pude confirmar su tesón y perseverancia, comprobando además que se trata de un joven de personalidad especial. Venía de la cirugía Tommy John y trabajaba intensamente para reaparecer ese año, tras perder toda la campaña 2012. Su espíritu estaba indoblegable, su ánimo en lo más alto, su confianza era absoluta. El camino no fue fácil, pues fue a mediados de 2014 cuando logró poner todo junto y su talento comenzó a imponerse, iniciando una etapa de gran éxito como uno de los mejores derechos en la Liga Americana.

Hoy día, luego de saborear el éxito y firmar grandes contratos, ha tenido la sensibilidad de crear la Fundación Carlos “Cookie” Carrasco, mediante la cual ayuda a niños en Venezuela, República Dominicana y Estados Unidos. Su lema y objetivo es: “La Fundación de Niños Carlos Carrasco aspira a dar a cada niño una base sólida para el éxito de toda la vida. Creemos que a través de la educación infantil temprana enriquecida, los pequeños cerebros pueden desarrollarse al máximo: académicamente, socialmente, emocionalmente y más allá. Nos apasiona invertir en una América más fuerte, más inteligente y más saludable al proporcionar recursos impactantes para los jóvenes desfavorecidos”.

Este tuit de Jon Paul Morosi @jonmorosi, uno de los analistas de MLB más reconocidos, recoge muy bien el sentimiento existente en torno al derecho venezolano de 32 años: “Carlos Carrasco es, ante todo, padre de cinco hijos. Es muy querido en el clubhouse de los @Indians, donde sus compañeros lo ayudaron a estudiar para el examen de ciudadanía de los Estados Unidos, que aprobó en 2016. Todos en la familia @MLB lo apoyan ahora. Mis mejores deseos para ti, Carlos. #CookieStrong

La vida tiene que ser recíproca con tanta bondad. Y junto a eso, confío en que aquella actitud de cuando novato con los Leones y ante las adversidades con los Indios, será su mejor aliado para afrontar la leucemia y de nuevo salir airoso. Ya tienes mucha, pero igual desde esta tribuna, recibe Carlos toda la fuerza y energía positiva, para que pronto te tengamos de nuevo brillando en un terreno de MLB.

Hasta nuestro próximo encuentro…

@ArrezaOrtega

Lo Más Visto

Hasta arriba