Columnistas

Giancarlo Figliulo: La segunda división del FutVe

Futve

Al fútbol venezolano se le puede considerar un torneo de supervivencia, cuando detallo esta palabra es debido a la precaria situación país y su alarmante realidad. Si hacemos un simple ejercicio, muchos nos preguntamos cómo hacen los clubes de la máxima categoría para aguantar un año competitivo en el país, algunos mencionan los premios por copas internacionales, sumados a los derechos por televisión, y los que tienen más suerte acuden a la venta de jugadores, estas cifras igualmente son insuficientes frente a la hiperinflación nacional, es por ello que hoy quisimos adentrarnos en el lado B del Futve.

La segunda división del fútbol venezolano sigue su curso cada temporada pese a las adversidades que deben afrontar con la actual coyuntura nacional, claro, con la gran diferencia que los veinte clubes que la conforman no generan ingresos por competencias internacionales, mucho menos por paquete televisivo y espacios publicitarios en cantidades,  a su vez, los traspasos que puedan generar difícilmente sean salvavidas de una temporada.

Es cierto que los costos disminuyen y que el formato del campeonato los reúne en divisiones por región, estas realidades ciertamente ayudan a flexibilizar detalles, pero al no contar con ingresos estables y constantes el margen de maniobra es escaso, por eso no sorprende que cada año clubes que hicieron vida en la misma desaparezcan, en fin, el Futve es tan particular que siempre que un equipo decide cerrar sus filas surge un nuevo proyecto en la tan amplia lista de clubes que nacen el nuestro país.

Si queremos entrar en detalles de estructura la historia sería más larga, no es secreto que los estadios en la máxima categoría en gran parte son un desastre, en la división de plata la realidad no cambia, más bien empeora. La carencia de plazas para jugar el deporte profesional los lleva a jugar en escenarios que en otras épocas no tendrían permiso para jugar, es verdad que en segunda pueden permitirse algunas licencias pero ¿Qué ocurriría si en algún momento ascienden a la primera división? Estamos seguros que un torneo serio tendrían muchos problemas, incluso para existir.

Nombres como Edixon González (Angostura- campeón con Zulia Fc en 2016), Francisco Carabalí (GV Maracay- en 2015 vistió la camiseta vinotinto), Omar Perdomo (Libertador Fc- jugó en Caracas Fc 2015), son claros ejemplos de jugadores que perdieron su estatus y que buscan volver al gran nivel, la AC2 puede reimpulsarlos.

A su vez le permite a veteranos cerrar su ciclo profesional alargando sus carreras: Ynmer González (37- Dvo Petare), Moisés Galezo (38- Hnos Colmenares), Orlando Cordero (34- UCV) se mantienen activos jugando en la segunda pese a que durante muchos años saborearon el éxito en la primera categoría, el simple deseo de seguir jugando los mantiene ahí.

Debo confesar que  por motivos laborales he tenido la oportunidad de ver durante dos años el AC2 de Venezuela y por ello escribí estas palabras. Por momentos me veo sorprendido al ver jugadores que hasta hace poco hicieron vida en primera y que aparte estuvieron en la órbita de la selección, pero por otro lado observé a otros ya sin la necesidad de vivir las aventuras del Futve disfrutar del mismo tras tantos años de competencia.

Por: @Gianfigliulo

Lo Más Visto

Hasta arriba