Columnistas

Pedro Ricardo Maio: La Copa Africana y la ola de calor

Africa

La Copa Africana de Naciones (CAN) arrancó el pasado viernes en Egipto, coincidiendo por primera vez con la celebración de los torneos continentales de otras confederaciones (Conmebol y Concacaf). Hasta la edición de 2017, el evento que reúne a las mejores selecciones de Africa se realizaba a principios de año y se convertía en un dolor de cabeza para los clubes-europeos principalmente- que debían ceder a sus jugadores en plena disputa de sus ligas.

El máximo organismo balompédico de esa zona no está exento de sospechas de corrupción e incluso será “intervenido” en agosto para investigar varios asuntos irregulares, pero ese tema es ya algo repetitivo por lo que las altas temperaturas reinantes en tierras egipcias se ha convertido en un tema delicado con hasta 40 grados a la hora de los partidos a jugarse en la tarde por contrato de televisión.

El nigeriano Samuel Kalu se desplomó en pleno entrenamiento y eso prendió las alarmas al no ser un caso aislado. Si bien se aprobó el famoso “Cooling break” o pausa de hidratación, los jugadores estaban solicitando que se aumentara de 2 a 4 para protegerlos aún más. Para medir el efecto de calor de los partidos, la FIFA se vale de la temperatura de globo y bulbo húmedo, medida que da una idea de las consecuencias a causa de varios elementos como la humedad, velocidad del viento para mitigar la sensación térmica y la radiación solar.

En lo deportivo sobresale la figura de Salah, la gran carta de los locales que buscarán su primer título desde 2010 y tomar desquite de la final perdida ante Camerún 2 goles por 1. Precisamente en el cuerpo técnico de los “leones indomables”-como se conoce al actual monarca africano- hay varios nombres conocidos como Clarence Seedorf ( entrenador) y Patrick Kluivert quien es más que su mano derecha y luego de un paso interesante cono entrenador de Curazao hace tres años atrás y que hoy cosecha resultados en la Copa Oro.

Otro punto que destaca es el regreso de Tanzania a la competición bajo el mando de un viejo conocido: Emmanuel Amuneke, parte importante de aquella generación nigeriana que impresionó en el Mundial de 1994.

@prmaio

Lo Más Visto

Hasta arriba