Columnistas

Pedro Ricardo Maio: La línea delgada entre el fracaso y el éxito

Linea

Parece un trabajo sencillo pero no lo es. ¿Qué parámetros debemos utilizar para determinar que un club fracasó? Los grandes equipos siempre deben aspirar a obtener títulos aunque siempre en la justa dimensión de su mercado.

Sin duda que la temporada del Real Madrid es quizá el mejor ejemplo de fracaso. Con una plantilla competitiva a pesar de la salida de su estrella Cristiano Ronaldo, los merengues se tropezaron en todos los frentes y con tres cambios de técnicos incluidos, levantar el Mundial de Clubes fue un paño de agua tibia que no sirvió de mucho.

Si levanta la Copa del Rey este sábado. ¿ Cómo catalogamos la temporada del Barcelona?.  El listón colocado por Messi en la presentación y la forma escandalosa en la que fueron apeados por el Liverpool son argumentos de peso para tomar decisiones de forma inmediata.

En Italia todos sabían que la Juventus levantaría el trofeo una vez más, pero con la llegada de Cristiano los objetivos apuntaban a otras cosas y, en vez de sumar, también sucumbieron en la Copa de ese país.

La historia del PSG se repite cada año y pareciera que más que el problema se relaciona más con el de la Ligue 1, un camino que también transita la Bundesliga con un Bayern que sigue dominando en un torneo que comienza a ver más brechas entre los equipos.

A pesar que la obsesión del City es la Champions, El trébol alcanzado por los de Guardiola (Community Shield, Premier, FA CUP y Carabao Cup) palió la tristeza tras la eliminación a manos del Tottenham, otro de los equipos que tendrán un saldo favorable independientemente el resultado en la cita del Wanda Metropolitano.

El Liverpool pareciera tener un poco más de presión aunque su saldo debe ser positivo. Para Jurguen Klopp será la oportunidad de mostrar que también puede ganar títulos y ratificar que es uno de los mejores técnicos de la actualidad.

Usted ¿qué equipos incluyen en las listas de ganadores y perdedores? Hasta la próxima.

@PRMAIO

Lo Más Visto

Hasta arriba