Columnistas

Luis Miguel Núñez: Trotamundos es el campeón de los ajustes

Trotamundos

Trotamundos de Carabobo se coronó este fin de semana como campeón de la primera edición de la Copa LPB. El “Expreso Azul” derrotó en el juego definitivo a Guaros por tres puntos. El equipo carabobeño consiguió un nuevo título y salió de una sequía de 13 años, luego de realizar algunos ajustes previos al juego definitivo.

Lo primero que hay de decir es que Néstor Salazar se las sabe casi todas. El entrenador tuvo los guáramos de abrir el juego por el campeonato sin su capitán en cancha, Jhornan Zamora. En sustitución del escolta titular, Pedro Chourio saltó al tabloncillo en el primer cinco. La función del zuliano era marcar a Aaron Harper, para que el importado del equipo larense no entrara en ritmo temprano. Al final del juego, Harper finalizó con 14 puntos y sólo 40% de aciertos en tiros de campo, lo que debe ser considerado como un acierto de “Mamá Osa”. Además, Pedro Chourio anotó dos tiros libres para colocar el juego 83-82 cuando restaban 19 segundos.

El segundo acierto que tuvo Trotamundos en el tabloncillo fue con Michael Carrera. Por su talla y su capacidad atlética, el oriundo de Barcelona estaba siendo utilizado como alero fuerte. De hecho, en la final de la LPB 2018, fue victimizado en varias ocasiones por Néstor Colmenares en el poste bajo. Ahora bien, en este Final Four en lapsos de la Copa, Carrera bajó una posición, al tres, y fue usado como alero natural. Allí Néstor Salazar dio en el clavo. Físicamente siempre sacó ventajas en ataque y en defensa tuvo la capacidad de hacer switchs o cambios de marca tanto en la zona pintada como en el perímetro. Esa decisión fue fundamental para el Expreso.

Otro aspecto que fue primordial para conseguir el título vino sobre la marcha, fue el ingreso de Miguel Ruiz quien no jugó en la primera puerta. Eloy Vargas, quien fue el más valioso del juego, se resintió de la muñeca izquierda. El cuerpo médico del equipo lo notó y trató de recuperarlo en el medio tiempo. Pero ante esa situación, Néstor Salazar usó a Ruiz en el tercer cuarto. Pues bien, Trotamundos empezó abajo por ocho en ese momento y remontó la partida. La intensidad de Ruiz en defensa para buscar rebotes fue fundamental y, además, mientras el momento ofensivo era de Charles Thomas, Ruiz pudo anotar par de puntos que no estaban en papel ni para Guaros, ni para su conjunto.

La conducción en el cierre de la campaña fue un problema para Trotamundos. La lesión en el gemelo de la pierna izquierda de David Cubillán y la operación de la mano izquierda de Alexander Morillo dejaron al equipo sin pilotos criollos en plenitud de condiciones. Por tal motivo, Jhornan Zamora y su versatilidad tomaron protagonismo. El escolta venezolano se fajó con los pilotos de los demás equipos en ambos lados de la cancha, pero “Mamá Osa” lo quiso descansar en el cierre del tercer cuarto. El foráneo, Stephan Moody, agarró los hilos del equipo y tuvo molestias en un muslo luego de una jugada en ataque y pidió cambio. En ese momento el coach decidió meter en la cancha a Alexander Morillo, quien no había visto ni un minuto en el juego. Hizo su trabajo. Anotó un triple. Dirigió como pudo la ofensiva y marcó bien al base contrario. Morillo es un jugador de rol y este fin de semana lo asumió y lo hizo bien.

Caso aparte el de los tiros libres, el Expreso metió 27 en 29 intentos. Con ese 93% y con cuatro en los últimos 30 segundos, mató la partida. En un juego de detalles fue Trotamundos el equipo que hizo los ajustes necesarios para ser el primer campeón de la Copa LPB.

@lmnunez_

Lo Más Visto

Hasta arriba